10 Consejos a la hora de hacer tu mochila de Trekking

10 Consejos a la hora de hacer tu mochila de Trekking

Cuando planificamos un trekking de varios días es tan importante la planificación de la ruta como el pensar que vamos a llevar en la mochila, estos 10 consejos a la hora de hacer tu mochila de trekking te ayudaran a planificarlo de manera más sencilla, hay que tener en cuenta que durante los días de ruta tendremos que cargar con el peso de lo que hayamos metido en ella, por lo que es imprescindible aprender a valorar lo que realmente vamos a necesitar y a usar. Esta es una parte que para todos aquellos que no están acostumbrados a viajar y hacer maletas o mochilas habitualmente les genera auténticos quebraderos de cabeza.

Lo mejor que leas estos 10 consejos antes de ponerte manos a la mochila:

 

1.- El tamaño de la mochila, ¿Qué mochila debo elegir? Esta ha de ir en relación a los días que vaya a durar el trekking, no ha de ser ni demasiado pequeña, puesto que entonces no llevaras lo mínimo necesario, ni demasiado grande pues la cargaremos en exceso con cosas innecesarias. El tamaño ideal para tener una mochila polivalente estará entre los 35 y 55 litros, como te decía influirá mucho el tiempo que vayamos a estar realizando actividad, pero independientemente de si va a durar un día o siete si te mueves en este rango te podrás apañar. Lo ideal es tener una mochila de ataque o aproximación de 30 o 40 litros, y una para grandes trekkings de 50 o 75 litros.

2.- Elegir y seleccionar bien la carga, lo ideal es analizar bien el tipo de actividad que vamos a realizar y los días que va a durar, y bien en el suelo o encima de una cama o mesa, distribuir y visualizar todo lo que vayamos a llevar, en este apartado influye mucho la época del año y la climatología que nos vayamos a encontrar, desde luego los trekkings invernales o de gran altura nos obligaran a cargar con equipos y materiales más pesados. Deja solo lo imprescindible sin renunciar a la seguridad.

3.- Importantísimo, la distribución de la carga, una vez hayas pasado el punto dos y tengas claro que te vas a llevar, esto debe ir bien distribuido para que vaya lo más equilibrado posible.

4.- Todo aquello que quieras conservar seco has de meterlo en bolsas de plástico trasparentes para que se conserve seco y sepas lo que hay dentro. Los covers o fundas de mochilas no son totalmente impermeables por lo que si no quieres llevarte una sorpresa si llueve en abundancia no olvides esta parte.

5.- No pongas ningún objeto rígido o molesto en la zona de la mochila que estará en contacto con la espalda, lo ideal es que si no llevas un camelback (que normalmente se ubican en esta zona) coloque las bolsas de ropa y los objetos blandos más pesados.

6.- El saco de dormir y la ropa de muda has de intentar colocarlo en la parte inferior de la mochila, pues solo accederás a ello una vez hayas llegado al refugio o campamento.

7.- Deja en la parte superior lo que pueda que necesites durante el día, chubasquero, cortavientos o guantes y alimentos.

8.- En la seta o bolsillos exteriores deja las cosas más pequeñas y de rápido acceso, aquellos objetos cotidianos como navaja, gafas de sol, gorra, mapas, barritas energéticas etc.

9.- El agua, si no llevas camelback, has de llevarla siempre fuera, accesible, lo más aconsejable es que la lleves en posición vertical en un bolsillo lateral, para que no tengas que andar abriendo y cerrando la mochila para acceder a ella.

10. Ajusta y adapta la mochila a tu peso y estatura, haz que el peso repose sobre los hombros y la cadera de forma proporcionada, que no te deforme la espalda.